¿Es la hora de una nueva "Revolución Francesa"?

Nos han engañado. Vilmente. Tanto el banquero que ha querido hacerse más rico invirtiendo con dinero que no es suyo, como el político que no ha velado por nuestros intereses, que es para lo que le hemos elegido y para lo que le pagamos (aunque parece que hay quien le paga más...) No sólo eso: ahora usa nuestro dinero para garantizar que el rico seguirá siendo rico.

No está exenta esta crisis de similitudes con la situación que propició la Revolución Francesa: existía una élite, la monarquía absolutista y su corte, que eran los que ostentaban los cargos y poseían el dinero. No era extraño que los banqueros compraran títulos nobiliarios, a cambio del dinero que los que ya los tenían, y los podían vender, precisaban. Una 'nobleza' exenta del pago de impuestos a la que no le importaba alardear, con derroches y excesos, del dinero que tenía. Una 'nobleza' que rechazó una ley por la que debían pagar impuestos sobre las tierras que poseían, mientras el 'populacho' no podía soportar las cargas tributarias que el Estado le imponía.

Y, de otro lado, una burguesía emergente y una clase baja harta de ver como los excesos de la clase dirigente, de ver como cambiaban las "reglas del juego", esto es, el cobro de impuestos abusivos, que las clases altas no tenían obligación de pagar, junto a altas tasas de desempleo y encarecimiento de los alimentos básicos.

No deja de ser curioso, aún sólo como simbolismo, que el hecho puntual que sacó al pueble de París a la calle fuera la orden del rey Luis XVI de reconstruir el Ministerio de Finanzas, algo que los parisinos tomaron como una 'auto-golpe' de Estado del rey que le permitiría seguir gastando tal y tanto como él quisiera. Los Estados actuales están también intentando, metafóricamente, reconstruir sus "Ministerios de Finanzas".

Porque, no nos equivoquemos, la principal causa de la Revolución Francesa fue la economía, con sus ramificaciones sociales de desigualdad por privilegios.

Hoy en día se vive, salvando las distancias, una situación similar: la clase dirigente tiene privilegios que el resto no tenemos, y pone las reglas según se le antoja, algo que queda todavía más en evidencia cuando los principales responsables de la catástrofe no sólo no se responsabilizan de lo que han provocado sino que salen, encima, ¡beneficiados!, con la connivencia de los politicos. En Estados Unidos, por ejemplo, han puesto siempre la excusa del comunismo ("el Estado te impondrá qué medico te va a atender, y tú no querras eso, ¿verdad?") para no ofrecer Sanidad Pública a sus ciudadanos con su propio dinero, pero no han tenido ningún reparo, en un alarde de socialismo, en usar ese mismo dinero en rescatar bancos hundidos por pura codicia, dinero que ha ido, en parte, a los bolsillos de los responsables del hundimiento.

Nos cambián las reglas cómo y cuando quieren, con términos como "no hay confianza", "el mercado está muy volátil", que sirven de excusa para subir lo que pagaremos por nuestra vivienda hasta ahogarnos, que causará que la empresa para la que trabajo me despida por falta de liquidez (el banco no le presta dinero, "no hay confianza"), y que hará que mañana pueda comprar con X euros la mitad de lo que compraba ayer, mientras que los que deberían poner normas para que cosas así no pasaran se lavan las manos. Como mucho, en las próximas elecciones elegiremos a otro y el que está ahora se irá a su casa con un sueldo vitalicio, por haberlo hecho tan bien, mientras que el nuevo hará más o menos lo mismo: dejar que los que tienen el dinero campen a sus anchas. Mismos perros con distintos collares, y el amo del perro seguirá siendo el mismo.

Y todo lo anterior, multiplicado por un planeta.

Como en la Revolucion Francesa, el sistema ha demostrado estar al límite, no funciona tal y como está concebido, así que ha llegado la hora de cambiarlo. ¿Cómo? No lo sé. En Londres han empezado con protestas por utilizar el dinero público para ayudar a los ladrones, por ejemplo. Naturalmente, espero y deseo que no sea con el derramamiento de sangre y la perdida de vidas de la Revolución Francesa, pero hay que hacerlo YA.

12 comentarios:

Perlita de Huelga dijo...

Que les den por saco a todos.
La próxima vez que el del banco me sonría invitándome a intervir-hipotecarme-hacerme una nueva tarjeta, le escupo en la cara.

eulez dijo...

Bueno, hay una diferencia fundamental con la revolución francesa: el hambre y la incultura. Es un poco frívolo comparar la situación actual con aquella porque desde entonces (y gracias a entonces) las cosas han avanzado mucho. Hay desigualdades, el sistema es injusto, pero la mayoría de la gente no pasa hambre (en occidente). Aunque es posible que eso lo cambie la crisis... en tal caso, con una inflación potente y un paro descomunal la situación a lo que se parecerá es a la de la Alemania prenazi.

Ferrán García dijo...

@eulez

Sé que la situación no es la misma, por eso aquello de "salvando las distancias", pero la situación de fondo sí es la misma: no se trata de la desconfianza que ha habido (casi) siempre entre el pueblo y sus gobernantes, de si se quedarán con más o menos dinero, si lo harán más o menos bien. La situación ha llegado al punto de la desvergüenza, al punto de JUGAR nuestro dinero (los bancos) como si fuera suyo, y encima el poder político les respalda y casi que los premia: "Chicos malos, lo habéis hecho mal, pero que no se vuelva a repetir, ¿eh?. Hala, tened una piruleta." Es Luis XVI reconstruyendo el Ministerio de Finanzas...

Con Capucha y A lo Loco dijo...

Espera que me levanto del sofa...

moontseta dijo...

Mi pregunta es simple ¿Tienen que devolver el "prestamo" que el gobierno les ha "regalado", además con un interés como el que ellos nos meten? No se por que, pero creo que no.

Yo también pensé en la Revolución frances, que casualidad! ;D

Bon Bonobo dijo...

Pero hay una diferencia fundamental entre ambos momentos históricos. Ahora estamos bien alimentados, bien acicalados y no nos faltan guarradas en internet, ¿quién va a querer salir a la calle a hacer la revolución? A lo mejor si nos cortan el ADSL y comenzamos a pasar hambre...

oscarazo2 dijo...

Hemos he luchar porque se implante la filosofía de: vive y deja vivir

Carlos Angulo dijo...

La revolución de la libertad política ya comenzó: http://diariorc.com

trinchera dijo...

hay que salir de esta burbuja
enric duran nos muestra uno de los caminos
http://alosguantazos.blogspot.com/2008/10/manual-de-bolsillo-para-limpiar-un.html

Perlimplín dijo...

Perdón, pero la situación actual no tiene nada que ver con la época de la Revolución Francesa. Cualquiera que lea un poco sobre la época verá que la Revolución Francesa no fue iniciativa del pueblo, sino de la nobleza enemiga del Rey Luis XVI, que azuzaba al pueblo contra él. Uno de los motivos que enardeció los ánimos fue, no la "reconstitución del Ministerio de Finanzas", sino el nombramiento de un Ministro que la prensa "amarillista" había hecho harto impopular, que es distinto.

Luis XVI y María Antonieta vivían en el lujo y en una burbuja, sí, pero nada comparado con la estafa de escala mundial que nos han colado los políticos que tan contentos votamos "eligiendo libremente", pues sus amos, los que deciden qué caras "vas a elegir libremente" y los que les financian secretamente a través de la contabilidad opaca de los partidos son los banqueros que ahora, en justa retribución, reciben las ayudas de los Gobiernos de todo el mundo.

Más que una Revolución Francesa, lo que hace falta es una Noche de San Bartolomé, pero de banqueros y políticos.

A ver si nos vamos enterando.

singuango dijo...

Yo, aparte de suscribir totalmente lo que dices, Ferrán, digo que la república tampoco es la solución, repúblicas son la mayoría de los estados de Latinoamérica, o los mismos U.S.A. (republicano es el partido de Bush y del papa frita Makein), y mira cómo les va.

Sí, son un poco menos malas, mucho mejores que un reino constitucional donde una extranjera llamada Sofía, que vive de los impuestos de todos los españoles, se permite decir que no le gustan los gays ni el derecho al aborto, sin pensar que cuando recibe su sueldo millonario no pregunta si una parte de él viene de gays, por citar un colectivo al que ha menospreciado... No te gustan los gays, pero no le haces ascos a su dinero, ¿verdad, reinona? Señora socia del Club Bilderberg, a donde va a conspirar con ese mismo dinero de nuestros impuestos, no me sea hipócrita, métase la lengua donde le quepa...

Pues lo dicho, ni las repúblicas ni cualquier sistema donde el voto sea un valor de cambio son la solución. Sistemas como el nuestro, donde un diputado llega a su escaño gracias a los votos que los ciudadanos han dado a su partido (recordemos que no votamos a personas sino a listas cerradas) y luego juega con ese capital (el escaño, los votos) como juegan los bancos con nuestro dinero, por ejemplo pasándose a otro partido sin el mínimo rubor. Un sistema donde puede no gobernar el partido que más votos obtiene, sino el que se alía con otros para dejar fuera a ese partido ganador (hablo de elecciones autonómicas). Un sistema donde se pueden gastar 4 millones de dólares en programas informáticos ignorando que hay opciones que no cuestan un duro. Un sistema que no pregunta la opinión del pueblo a la hora de decidir sobre temas importantes, no nos pregunta sobre ningún tema en realidad...

La solución es un sistema donde la opinión del pueblo sea realmente tenida en cuenta ¿Existe ese sistema? Pues va a ser que no, porque la misma democracia nos niega ese derecho: ¿cuántas veces se deciden asuntos de estado sin pedir siquiera nuestra opinión con un simple referéndum? Pues todas las veces, y cuando se hace uno (más o menos cada 20 años) se manipula tan vilmente (OTAN) que mejor no haberse hecho...

Yo siempre digo que el único sitio donde aún es posible la revolución es precisamente la Red. Por eso están tratando de "cerrarnos el quiosco" con intentos como el de Sarkozy, la LSSI o la presión de la $GA€, un lobby que mientras nos trata de delincuentes se va llenando los bolsillos y acumulando cada vez más poder y riqueza...

Algo tan simple como abrir la mula (o mejor, subir activamente contenido a la Red, u opinar libremente como lo estamos haciendo ahora mismo nosotros aquí) es hoy mucho más revolucionario que hacer miles de manifestaciones y acciones. Miren si no cómo nos atacan y persiguen, porque les hacemos mucho daño. Pero se joden, porque hace poco un juez español ha dicho que COMPARTIR NO ES DELITO. Lo que sí es un delito es usar este medio tan poderoso sólo para ver porno o chatear.

Una posible solución, o por lo menos una acción que da gusto ver que alguien propone y realiza de verdad (no se queda en palabritas), pero hay que tener huevos para hacerlo, es la que propone o cuenta este tipo, que entre otras cosas destapa cómo funciona realmente el sistema financiero de préstamos e hipotecas.

Sobre los que dicen que la situación ha cambiado, no nos miremos tanto el ombligo, hace nada la ONU ha abandonado a su suerte al Congo, que es de donde se saca todo el
coltán para fabricar nuestros preciosos ordenadores y móviles, por ejemplo. ¿Por qué pasa eso?

El mundo sigue igual porque el sistema económico que lo sustenta y lleva siglos funcionando se ha podrido y está empezando a fallar. El fin del mundo está cerca, mejor follemos como locos (es gratis) mientras podamos, propongo la orgía apocalíptica total mundial, si vamos a morir mejor morir contentos.

singuango dijo...

Por cierto, a este comentario le falta etiqueta (política, economía).